jueves, 17 de septiembre de 2009

Sea el próximo Ricky Ricón Silva Romero

Hacerse a un sueldito mientras se dedica a escribir novelas es más fácil de lo que parece: los articulistas culturales tienen tanto tiempo libre que, si no van a fiestas como Ricky Ricón Silva Romero, pueden publicar una novela al año y entrar a la lista de los escritores más prometedores del continente –así no cumplan la promesa–. Otros más flojos, como nuestro amigo Juan Cagaray, apenas han coronado una obra, pero siempre tienen tiempo para una vida mucho más relajada que la de los investigadores de programas de televisión cultural. Sabemos de otros famosos críticos de discos, libros o películas que disfrutan largas jornadas de ocio como el miniperiodista Chucky García, el pseudoperiodista Robert Di Nero y el obeso periodista Jaime Andrés Mansalva, pero su productividad es mucho más reducida que la del joven Ricky Ricón, sobre todo porque salen de casa después de las 8 de la noche.

Como La Bobada Literaria se las sabe todas –y las que no se sabe se las inventa–, hackeamos el computador de Silva y encontramos la plantilla con la que semana a semana tima a los editores de Semana. Decidimos desenmascararlo y tenemos el documento en exclusiva para nuestros seguidores. Aunque aplica especialmente para reseñas positivas de películas, este es el molde que utilizan todos los reseñistas del país, aún cuando hacen reseñas negativas de comerciales de televisión. La clave es copipeistear las frases más importantes de los comunicados de prensa o de reseñas ajenas y, ni siquiera, esforzarse por ver, leer o escuchar la obra que se va a reseñar. Aplíquela usted mismo y no se deje meter el autogol de ser hackeado por La Bobada Literaria. ¡Lo estamos acechando, Federico Arango Camambert!

_____________ (nombre de la película) es, sobre todas las cosas, un conmovedor relato _____________ (de suspenso, de carretera, de autor, de coautor, de aventuras, de humor, de la realidad, íntimo, con tono documental) que se convierte en una de esas bonitas historias –pensemos en _____________ de _____________ (película rara de director raro)– sobre _____________ (generalidades sobre el argumento, tomadas del comunicado de prensa).

Al final de _____________ (nombre de la película) queda un extraño sabor en la boca. Por el comportamiento de su héroe, interpretado por el brillante _____________ (nombre del actor protagonista; si es mujer, tenga cuidado de cambiar los géneros). La culpa, el desconcierto, el rencor, la ira, el dolor, el desasosiego _____________ (otros sentimientos encontrados al azar en un tesauro que demuestren un amplio léxico) que sienten quienes rodean a _____________ (nombre del personaje principal), suceden fuera de cámaras. Está en manos del público, que se ha sentido agobiado y que se ha dejado conmover, poner las cosas en orden, atar todos los cabos, imaginarse las secuencias finales.

_____________ (nombre de la película), que con justicia ganó el premio al mejor _____________ en _____________ (principal galardón de la cinta en cuál festival) es la prueba reina de ello: ha sido interpretada con toda la pasión del caso, ha sido musicalizada con el cuidado obsesivo de los cinéfilos, y ha sido filmada con muchísima paciencia, de tal manera que cada imagen tiene algo de pintura de _____________ (el pintor del que estén hablando más en People & Arts), y dice todo lo que los diálogos no alcanzan a decir, pero en verdad es un retrato compasivo y audaz.

El director de la película, _____________ (nombre del director y, si se puede, su nacionalidad), que se hizo un nombre a punta de relatos tan _____________ (adjetivo que suene rimbombante y que generalice; de nuevo, lea cuidadosamente el comunicado de prensa) como _____________, _____________ y _____________ (sus dos o tres últimas películas y el año de lanzamiento, tomados de IMDB), se dedica a observar, a dejar ser, como un documentalista preparado para lo que venga. _____________ (nombre de la película) es la mejor de las películas que ha filmado: porque su cámara se hace a un lado mientras sus héroes torturados logran sonreír, protegerse de la realidad y seguir con vida en el margen de una sociedad que no parece preparada para que la supervivencia deje de ser el principal de sus problemas.

[La calificación final, con estrellitas, puede ser la misma que tenga la película en IMDB o en all-reviews.com.]

13 comentarios:

  1. y yo que pensaba que los periodistas lo que hacían era gorrear estrenos de películas y discos regalados, definitivamente este blog es revelador

    ResponderEliminar
  2. Eso también lo hacen, pero para encontrarsen con los amigos y hablar de la sutileza del cine japonés y reivindicar a Derek Jarman...

    ResponderEliminar
  3. Carolina Ortiz-Guerrero17 de septiembre de 2009, 12:41

    Para las reseñas mamertas, que hablan más del propio reseñista que del producto que quiere comentar, también hay una plantilla.

    http://www.elmalpensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=1131

    ResponderEliminar
  4. Voy a empezar a ensayarlo en Ocho y media

    ResponderEliminar
  5. ¿Quién es Robert Di Nero? ¿Quién es Chucky García?

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí sí me gustan las reseñas de Ricardo Silva y jamás he leído una igual a la otra. Qué bobada y qué ligereza la de este artículo!! Sandra Chicas

    ResponderEliminar
  7. Leo todo lo que hace el gran Ricardo y lo que mas me ha gustado siempre es que, por lo menos como novelista, no se repite nunca jamas...que buen homenaje este que le hacen, igual...porque en lo de las reseñas me parece que les ha dado una dignidad que no tenian...Sebastian

    ResponderEliminar
  8. que estupides, hacer una reseña como las tareas de ingles, de launiversidad, y que falta de talento y cratividad la de estos periodistas...

    FERROCARRILERO SOLITARIO

    ResponderEliminar
  9. Gracias por recordarnos que somos unos bobos (de ahí el nombre del blog) y que estupidez ahora se escribe con "s" final.

    ResponderEliminar
  10. ¿Plantillas?

    http://www.lasillavacia.com/elblogueo/lospina/un-informe-para-una-academia

    ResponderEliminar
  11. yo quiero ser Lucas Ospina

    ResponderEliminar
  12. mi sueño siempre había sido hacerme fama de escritor para recibir dinero por no hacer nada, pero donde este blog consiga un patrocinio voy a cambiar de aspiraciones; hacer esta pendejada debe ser más fácil que pretender que uno puede escribir algo bueno

    ResponderEliminar