jueves, 10 de noviembre de 2011

Expedición Róbensen. Capítulo 1: fotogenialidad

En La Bobada Literaria, comprometidas con hacer cada día cosas más bobas, quisimos producir un reality más en la parrilla de bobadas de este país. Para lograrlo, hicimos sesiones de lectura colectiva de las 845 columnas de El Espectador en busca de temas, hasta que nos quedamos con el más bobo que encontramos: la política. Nuestra intención era producir el programa en televisión, claro, por lo que contratamos la asesoría técnica del Canal Baba de Caracol y los equipos de Fucks Telecolombia, pero tras el primero de los castings descubrimos el riesgo de trabajar con políticos: terminamos sin una sola cámara y nadie respondió. Anonadadas ante tanta ignominia, nos pasamos a las nuevas tecnologías –que, en realidad, son bastante viejas– y decidimos empezar el programa en la fecha que se realiza la contienda electoral más importante de todo el país: la elección y coronación de la Señorita Colombia, que para ser consecuentes con el tercer país más desigual del mundo debería darse a la candidata de cuerpo más desigual.
El espectáculo se llama Expedición Róbensen, mostrando el excelente dominio del español que tienen nuestros políticos. Y para evitar que los concursantes nos siguieran robando, anunciamos que la locación sería un hotel de siete estrellas en una playa y todos los aspirantes (guiño, guiño) se subieron al avión sin saber que tenían que pagar por la gasolina. Pero la sorpresa no fue ese anuncio, ante el que Juan Manuel Corzo sonrió con picardía revisando el galón que llevaba en el equipaje. La mayor sorpresa fue que, inesperadamente, los llevamos al destino final de todo político colombiano: la cárcel, que para fines realitísticos bautizamos Picota Estudio.
El proceso de selección de los concursantes fue tan tramparente como cualquier licitación que se realiza en Colombia, y nos garantiza a las directoras de este reality unas cuantas notarías y estaciones de gasolina en las carreteras más transitadas del país (sabemos que todos los políticos merecen entrar a la Picota Estudio y ganar este concurso, pero infortunadamente no todos tienen la misma capacidad de negociación). No admitimos expresidentes, pues ellos serán los jurados de la malloría de las pruebas. Otros políticos que se acaban de elegir dijeron que no quieren perder su tiempo en este tipo de programas porque están preparando sus propias expediciones róbensen. Algunos no clasificaron porque no nos ofrecieron suficientes tamales para ser elegidos.
Para que no digan que no nos reinventamos, para este espacio decidimos que los seleccionados, pertenecientes a diferentes tendencias políticas, escogerán su premio, que varía según los conflictos de intereses. Además, les permitimos traer un objeto para que saquen provecho político durante su estadía en la Picota Estudio.
Y sin preámbulos, pusimos a los elegidos a concursar apenas entraron a sus celdas: la primera prueba, siguiendo el ejemplo de nuestros anteriores absurdity shows, es la fotogenialidad:


Alejandro Ordóñez
Trae a la Picota Estudio a un monaguillo.  
Aspira a derrocar al Papa porque ese tal Benedicto está muy liberal.


Angelino Garzón
Trae a un sindicato que lo apoya con coros y pancartas.
Busca que el cargo de vicepresidente sirva para algo.



Armando Benedetti
En sus propias palabras, trae un kid de aseo.
Aspira a seguir aspirando.


Ati Quigua
Trae a Doctor Krápula.
Aspira a que entendamos que, según su cosmogonía, manejar en estado de embriaguez es una forma de hablar con los dioses.


Enrique Peñalosa
Quería traer a Álvaro Uribe pero, como el expresidente está haciendo la deposición, mejor trae su bicicleta con una tarjeta de Transmilenio vencida.
Aspira a volver a ganar (lo que sea).

Fabio Valencia Cossio
Trae una coartada.
Dice que lo que le den es cariño, aunque no estaría mal la Presidencia de la República.

Gilma Jiménez
Trae una silla eléctrica portátil.
Quiere ser alcaldesa de Divercity.



Gina Parody
El objeto que quería traer a la Picota Estudio era una muñeca inflable pero, como no todo vale, trajo a Antanas Mockus.
Aspira a que The Economist diga que tiene el mejor programa.


Ingrid Betancourt
Trae a Héctor Abad Facholince para que escriba sus memorias del reality.
Quiere ser libre.

Juan Carlos Martínez 
(viene en la novedosa modalidad del Inpec de reality por cárcel)
Quería traer una motosierra pero pesa menos un salvoconducto para salir de la cárcel como si estuviera jugando Monopoly.
Sólo quiere que le escrituren el país.


Juan Manuel Corzo
Trajo los dos carros con la condición de que le pagáramos la gasolina.
Quiere ser el dueño de Ecopetrol.

Liliana Rendón
Trae el libro De caballos y mujeres de Edilberto Barreto Vargas, líder del Movimiento Machista Casanareño.
Aspira a una cita con el Bolillo.

Luis Paras
Trae dos chimbitas. 
Busca capital para el bloque Metroplus.

María Eugenia Rojas
No viene a la Picota Estudio: manda a sus hijos. 
Busca su propia dictadura, esta vez de verdad.

Noemí Sanín
Trae una camiseta de Millonarios.
Quiere que al menos la elijan primera dama.

Piedad Córdoba
Trae a sus seguidores de Twitter.
Quiere paz, quiere amor, quiere dulces por favor.



Simón Gaviria
Trae a su osito Roosevelt.
Cuando grande quiere tener su propio apagón.

Estos diecisiete aspirantes buscan derrocar a los demás participantes en el mejor programa político de los últimos tiempos después de Yo me lamo. En la espectacular Picota Estudio, nuestros concursantes demostrarán que sus principios nunca llegan hasta el final, en un reality donde, como en cualquier otro, la falta de escrúpulos es el mayor talento. Además, los electores serán ustedes, bobos lectores, para que se puedan quejar de la mala calidad de este espectáculo y los productores podamos decir que esto es una democracia. Por eso, voten ya por el primer candidato que quieran eliminar de Expedición Róbensen y no se pierdan el próximo capítulo, cuando nos estará acompañando por primera vez nuestro presentador, Gustavo Álvarez Gardeazábal.

13 comentarios:

  1. Valor del voto: un tamal + IVA.

    ResponderEliminar
  2. jajajja muy muy bueno este RIALITI ... jajaja

    ResponderEliminar
  3. Mi voto es por LUPE (Luis Pérez), mención esoecial Teodora (P. Córdoba)

    ResponderEliminar
  4. Pero por favor deberian darle un pase de cortesia a este reality a alguien que ha hecho meritos, grandes meritos: Juan Manuel Ya - No, el inigualable Alcalde de mi Manizales

    ResponderEliminar
  5. ¿Y qué pasó con Andrés Felipe Arias? ¿Por qué dejaron por fuera al mejor bobo cuentista de esta época?

    ResponderEliminar
  6. Está muy difícil escoger al primer eliminado. Por mí, que le den el premio a todos, han hecho grandes méritos para ganárselo.
    Creo que mi primer voto es por la doc. Íngrima... desde que se arrepintió de demandar al Estado, no ha vuelto a salir con ninguna bobada.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡NOOOOOOooooooo!!! Si eliminan a J.M. Corzo, ahora ¿quién será el dueño del ISS?

    ResponderEliminar
  8. Excelente articulo, faltaron muchos ampones (tos tos) concursantes...

    ResponderEliminar
  9. que saquen a Piedad Córdoba, que pereza esa señora.

    ResponderEliminar
  10. Que saquen a Ati Kigua, la demostración de que en una democracia a veces es mejor no dar tanto espacio a las minorías, quienes en su sobenao derecho permiten que cualquier vástago con más astucia que decencia se trepe a las mieles del poder...y no las suelte!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Sprite hace los dias más felices con su nuevo graffiti http://bit.ly/GraffitiSprite

    ResponderEliminar
  12. Tienes Sed?? yo tambien tomemos Sprite y miremos el Graffite de ellos! http://bit.ly/GraffitiSprite

    ResponderEliminar
  13. pa' conpletar hesto se lo gaNa cimonsito haci como se lo gano andresito pastrana por ser hijo del papa...Y NO HACEMOS NADA, ANTES NOS REIMOS.....

    ResponderEliminar