miércoles, 2 de diciembre de 2009

Decálogo del perfecto escritor colombiano

Ya varios autores de habla hispana lo han intentado, desde Quiroga hasta Cercas, Monterroso o Neuman, y como en Colombia estamos en mora de un buen decálogo para un escritor –básicamente porque estamos en mora de tener buenos escritores–, La Bobada Literaria asumió la tarea, producto de una cuidadosa observación, de garrapatear un montón de rasgos imprescindibles que debe cumplir un autor si quiere tener éxito y de un sesudo análisis con los concursantes del Desafío Literario hacinados en la casa editorial estudio. A diferencia de las demás instrucciones, que presumen de modestia afirmando que no hay que seguirlas al pie de la letra, advertimos que los puntos expuestos a continuación deben ser rigurosamente seguidos para evitar que el escritor sea mencionado en prestigiosos medios como el Canal Institucional y para no provocar la combustión espontánea. Sin más, estas son nuestras inquebrantables reglas:

1. Hablarás mal de los críticos porque los críticos hablarán mal de ti.

2. Nunca mencionarás a García Márquez y sí a Roberto Bolaño.

3. Como tus libros no se venden, vivirás de ser columnista o editor de revistas.

4. No, robarás. Participarás en todos los consursos literarios a ver si adquieres algo de prestigio. Después de un premio, dictar conferencias, escribir en DonJuan y participar en eventos culturales puede ser una fuente de ingresos adicionales.

5. Dejarás el humor para la televisión y te tomarás muy en serio a ti mismo y a tu obra.

6. Subestimarás al lector brindándole obras que sólo tu mamá considera interesantes y vanguardistas.

7. Irás de editorial en editorial detrás de Gabriel Iriarte, el DMG de la literatura –aún no extraditado–.

8. Fumarás y vivirás en el centro de Bogotá –así seas del Putumayo–. Eventualmente, viajar a París o a El Paso, Texas, te ayudará a subir el estatus.

9. Nunca dejarás de hablar de Colombia y su dura realidad en tus novelas.

10. Citarás a La Bobada Literaria como tu mayor maestro e influencia.

11 comentarios:

  1. Muy profundo e interesante, pero apyo más las iniciativas de la Fundación VACA: en lugar de cumplir reglas, los escritores deberían dejar de escribir y volver al campo...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Perdón la ignorancia... ¿El centro de Bogotá se refiere exactamente a qué porción de ciudad enmarcable en calles y carreras? Pregunto porque soy un aspirante a escritor, y próximamente cambiaré mi natal Liborina por el áspero frío de la Capital...

    ResponderEliminar
  4. El centro de Bogotá es bastante amplio: va de la Calle 5 hasta la 45, entre la 7 y la 24. Hay barrios especialmente importantes para el gremio boboliterario, como La Candelaria, Teusquillo, La Soledad y La Macarena. Por el contrario, Chapinero Alto y Parque Central Bavaria son más apetecidos por el público yuppie. Por seguridad, no son muy recomendables La Perseverancia ni Santa Fe, pero sabemos que Mario Mendoza ha encontrado historias fascinantes en estos lugares.

    ResponderEliminar
  5. Como en colombia siempre dan ñapa, faltó el 11 para completar un decálogo:

    11. Si eres bogotano dirás que en la costa imposible escribir y si eres costeño diráas que en la nevera es imposible hacer literatura. O viceversa en el sentido contrario.

    ResponderEliminar
  6. Lastima lo corto de la lista, porque se quedaron buenas practicas por fuera como:
    En tu producción literaria, el 80% del material debe estar enmarcado dentro de lo que se llama "realismo magico" lo cual es mas sagrado que el pipi del niño dios.

    ResponderEliminar
  7. Creo que del decálogo sólo el punto 6 es el más ingenuo.

    ResponderEliminar
  8. Pero puedo vender mi obra para que sea convertida en telenovela o serie televisiva, protagonizada obviamente por Ana Victoria Beltrán y Edmundo Troya, así evitando ser editor o columnista.

    ResponderEliminar
  9. Ojo! la bobada también escribe jajajaja

    ResponderEliminar
  10. todas excepto la ultima, las he oido por ahi...

    ResponderEliminar