miércoles, 22 de abril de 2015

Tu chico y su autor favorito

En La Bobada Literaria estamos de feria. Sí: ¡hay descuentos en la tienda de Natalia París! Mientras tanto, la gente cree que ir a la Feria del Libro de Bogotá la hace más inteligente. Por eso, y porque la revista Arcada no nos quiere pagar por escribir sus editoriales, decidimos publicar sin su autorización un artículo que habíamos hecho para su edición más desesperada del año: la que se publica justo antes de la Feria del Libro para decirle a la gente lo que tiene que leer o, al menos, lo que tiene que decir que leyó si quiere caerles bien a sus demás amigos que leen Arcada –es decir, los que trabajan en Arcada–. Sin más preámbulos, presentamos la segunda parte de este especial para que conozcas mejor a tu pareja.

 En exclusiva, NATGEO Colombia presenta la portada de la nueva edición de Arcada Libros.

David Foster Wallace
Tu chico estudió alguna filología y afirma que su vida es una broma infinita. No sabes si lo que más te gusta de él es que siempre use bandana o que se siente al frente de la plaza de toros a protestar contra las corridas mientras lee a los posestructuralistas. Comer le parece tortuoso. Ir al supermercado le parece tortuoso. Manejar le parece tortuoso. Y a ti todo esto te parece tortuosamente hermoso.

Enrique Vila-Matas
Después de estudiar literatura, tu chico intentó hacer crítica literaria y fracasó. Intentó escribir ficción y fracasó. Intentó mezclar crítica y ficción y, por supuesto, fracasó. Desde sus días universitarios vestía de gabán y, como se creía mejor que sus compañeros, no le importaba que se burlaran de él por sus pintas de dandi tercermundista. Lleva siempre su bolsita de tabaco y enrolla sus cigarrillos mientras mira con una sonrisa irónica el mundo a su alrededor.

Haruki Murakami
Tu chico es publicista. Se inscribe en cuanta maratón, media maratón y carrera 10, 12, 13, 15 y 20.3 K encuentra en su ciudad. Tiene una colección de acetatos de jazz y cuando los pone en el viejo tocadiscos que le quitó al abuelo después de internarlo en el geriátrico cierra los ojos y te pide emocionado que escuches tal solo de Ben Webster o Major Holley –nombres que pronuncia en inglés con acento de La W–. Le gustan las historias de fantasmas y duerme con la luz prendida. Va por la vida como un adolescente eterno y cree siempre que el amor destroza pero es lo mejor que puede pasarnos para tener bellos recuerdos melancólicos.

Jonathan Franzen
Tu chico estudió economía, o eso crees. No tiene Twitter, ni Instagram; tu chico ni siquiera tiene Facebook y cree que pasar tiempo en redes sociales en línea es malgastar un rato que bien podría pasar leyendo The Economist, Time o Business Weekly (así es, tu chico habla de redes sociales en línea para distinguirlas de las que realmente le interesan: las que obligan a las interacciones cara a cara). Sus planes favoritos son los asados en familia de los domingos donde, en medio del tumulto, sus primos en cuarto grado se burlan de sus maneras afectadas. A él las mofas (así es como se refiere a las burlas) no le importan: dice que sus primos, esos primos, no entienden nada de nada.

Mario Vargas Llosa
Es politólogo. Sus dos pasatiempos son el sexo y el poder. Dice que la cultura ya no es como antes, que estamos en tiempos de bárbaros, que vivimos épocas ligeras por culpa de la banalización de la gente que no piensa como él. Algún día será presidente, te dice, y ya verás cómo arregla todo, cómo le enseñará a la gente a comportarse, cómo meterá a todo el mundo en cintura, a las buenas o a las malas.

Paul Auster
Los gatos de tu chico, que estudió periodismo, tienen nombres de colores, en inglés o en español: Blanco, Black, Brown, Azul –este último lo pronuncia con la z alargada, como en inglés–. Escribe en un cuaderno rojo. Le gusta caminar y hacer un recuento de las calles por las que pasa: la 56, la 57, la 58… Tiene una máquina de escribir en la habitación y le gusta decir que es la que utiliza para inspirarse, aunque en verdad escribe en un MacBook Pro que le costó el triple que un PC pero sólo utiliza para abrir Word y Safari. Escribir es un decir: tu chico en realidad se sienta frente al computador y termina pasando horas en Google Maps y leyendo las noticias en el periódico amarillista local.

Paulo Coelho
Tu chico, administrador de empresas, postea frases positivas en Facebook que contienen más azúcar que una Coca-Cola dos litros untada de Nutella. Piensa que cursilerías como “Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él”, “Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar” o “Cuando quieres realmente una cosa, todo el Universo conspira para ayudarte a conseguirla” son reprofundas. Cree que la posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante y otras tonterías por el estilo. Piensa que Ricardo Arjona es un poeta. Y si algún amigo suyo se burla de Arjona, entonces dice que Joaquín Sabina es un poeta.

Roberto Bolaño
Tu chico no fue a la universidad porque desde siempre supo que quería ser poeta. Se inscribió en un par de cursos de escritura creativa y asistió a cuanto taller de poesía encontró hasta que le tocó salir de su ciudad porque el esposo de una de sus compañeras –todas señoras– lo estaba buscando para ajustar cuentas por acostarse con ella. Se ha presentado a todos los premios literarios de los que tiene noticia. Nunca ha ganado. Considera que vivir de trabajos pequeños, sin saber qué vendrá al día siguiente, lo dignifica como poeta. Cree que algún día, quizá después de su muerte, el público lo descubrirá, tal vez con arrepentimiento. No se da cuenta de la calidad de su poesía.

La Bobada Literaria
Tu chico en realidad es una chica y/o tiene el cerebro muy chico. De hecho, ni siquiera es tu chico: sólo lleva diez años rogándote para que salgas con él y te acosa tanto que ya parece tu chico. Seguramente es diseñador o publicista y cree que Actualidad Panamericana es la revolución del periodismo. El último libro que leyó fue una novela gráfica de un compañero de la universidad. Afirma que no cree en el amor pero llora con cada nuevo episodio de Game of Thrones y How I met your mother. Por supuesto, y a pesar de lo anterior, dice que no ve televisión.

9 comentarios:

  1. Van de mal en peor bobas. A recomponerse.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto este articulo, hahah me matorisa el de paulo cohelo. Que envidia que esten en la feria.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. qe bailada tan abdalahda :|

    ResponderEliminar
  4. Se me inundaron los ojos de lágrimas al leer, me sentí desnudo

    ResponderEliminar
  5. Ah, gracias , tengo al chico correcto ;) :D

    ResponderEliminar
  6. No puedo contigo. Ni con Paulo, ni con la luz prendida, ni con la máquina de escribir. Se me ha derramao el café leyéndote.. x x buenos días!

    ResponderEliminar