lunes, 31 de enero de 2011

La bobada futurista: Taberna Averno, lo nuevo de Mario Mendoza

Ya alguna vez les mostramos cómo todos podían ser el próximo Ricky Ricón Silva Romero. Incluso sabemos que Juglar del Zipa inventó una fórmula para escribir como Santiago Gamboa pero ni siquiera a Santiago Gamboa le funcionó y el link ya no aparece. Pues bien, hoy queremos mostrarles que para ser Mario Mendoza no hace falta sino posar siempre con cara de afligido sin tener la menor idea de cómo escribir; algo así como ser un emo literario y pensar que estar triste es escuchar Radiohead.

El año pasado, como no teníamos nada más que hacer, estuvimos buscando trabajo como aseadoras y dimos con la casa del escritor famoso por ese mamotreto de lugares comunes llamado Satanás. Mendoza nos contrató para limpiar el polvo de su biblioteca (guiño, guiño) y, después de leer nuestro Twitter y ver que teníamos más talento que el enano que solía escribirle los libros, nos pidió que lo reemplazáramos para su siguiente aventura literaria. Lo hicimos a cambio de unos cuantos miles de euros planetarios –por eso nos fuimos de vacaciones a Hawái– y enviamos el manuscrito de Taberna Averno firmado por Mario Mendoza a Sex Barrial, la editorial que publica sus libros sin jamás haberlos leído.

Por eso, les tenemos en exclusiva el texto de la contraportada de otra novela que Mario Mendoza publicará seguramente en una de las actividades más importantes de la Feria del Libro.
Esteban Romero es un profesor de literatura golpeado por la vida que narra su historia desde una sórdida casa del barrio Santa Fe en Bogotá, un territorio sombrío donde la prostitución y la droga revelan lo más decadente de la naturaleza humana. Siendo aún un niño, Romero perdió a sus padres a manos de un despiadado delincuente común y, desde entonces hasta que su esposa lo dejó por motivos que aún está por revelarnos, ha buscado la forma de hacer parte del mundo, tratando de socializar en inmundos lupanares como la Taberna Averno y sobrellevando el hedor de las cloacas que se confunden con el de las mujeres que mira desde su ventana.

Esta apasionante novela que mezcla la crónica roja con la salsa rosa recorre de la mano del protagonista dos décadas de incesante violencia que, como la energía, no se crea ni se destruye: se transforma. Mientras escribe un "Diario del lóbrego desastre de la Avenida El Dorado" que parece despertar el odio de algunos poderosos, Romero es acompañado por un vagabundo que puede recitar de memoria las obras completas de Shakespeare, una pelandusca que sabe más de artes oscuras que amatorias, un famélico perro callejero que lo espera en la puerta de su edificio todas las mañanas y un misterioso borracho que perdió su prosperidad a causa de los recovecos que la ciudad impone a sus habitantes. Todos tienen mejor vocabulario que Andrés Ospina. El olor dulzón del basuco, el vómito del aguardiente y el eucalipto de los orinales de la Taberna Averno generan una atmósfera que atrapa al lector como si fuera un sortilegio.

Mario Mendoza, ganador del Premio Biblioteca Peye en 2002 con Satanás, ha construido un sólido y potente universo literario con un marcado sentido crítico. En Taberna Averno traza un nuevo camino para escudriñar el alma de la ciudad, que se nos muestra con toda su desgarradora fuerza destructiva a medida que carcome el espíritu de los personajes, seres anónimos que no tienen más remedio que aceptar con resignación el destino que ella y el hado les depararon.

Con esta novela, Mendoza se ratifica como el autor más importante de los últimos tiempos.

12 comentarios:

  1. ¿Qué sería de mí sin sus bobadas? Gracias chicas desempleadas, ustedes siempre recomendando las mejores bobadas para leer. También soy desempleada, por si necesitan quién les colabore escribiendo textos para Mendoza.

    ResponderEliminar
  2. http://www.caracoltv.com/producciones/informativos/elradar/video-185298-el-poeta-de-la-calle

    ResponderEliminar
  3. jejeje un emo literario, bobas mala gente!!!!

    Psd: Ojalá se hagan un reportaje sobre el Hay festival que culminó para que saquen las conclusiones de los que le pusieron atención a ese evento. Procuren no reencauchar tanto sus conocidas referencias al Hay festival, tengan en cuenta que Ospina apareció en T V leyéndole a unos niños cartageneros. Y no sean mala gente.

    ResponderEliminar
  4. Yo no sé si ustedes ya se pillaron esta mierda, véanla y digan algo maricas, a lo bien:

    http://www.youtube.com/watch?v=z0FBsH08nZQ&feature=player_embedded#

    Son unos auxiliares de la policía nacional de colombia matando una perra,ahí les dejo la inquietud.

    ResponderEliminar
  5. Muchos-hijos-de-la-gran-puta.

    ResponderEliminar
  6. sí, quiero agregar una bobada, que dice satanas del mal uso que se le dio a su nombre?

    ResponderEliminar
  7. me alegra de aqui que tengo muchos tocayos!

    ResponderEliminar
  8. Eso, Anónimo, gracias por el link al perro apaleado. Ese videíto ha generado unos niveles de indignación inauditos, cosa que ningún falso positivo logró jamás.

    Por otro lado, ¿a qué olerá el apartamento de Mendoza?

    ResponderEliminar
  9. Este es el enlace a lo del Juglar del Zipa: http://www.juglardelzipa.com/wordpress/2005/05/31/una-novela-de-santiago-gamboa/.

    ResponderEliminar
  10. Los falsos positivos no indignaron tanto porque no los mataron a palazos, si no a balazos, método mucho más expedito y práctico. Además no fueron grabados. Y, no se vaya a indignar, humanos es de lo único que está lleno este mundo. Eso del invierno también resultó bastante eficiente para control de población, a ver si los costeños aprenden a hacer otras cosas además de reproducirse (como animales).

    ResponderEliminar
  11. Qué tortuoso el camino de pasar por librerías y papelerías y ver esos libros andrajosos con perfume barato.

    ResponderEliminar