jueves, 18 de marzo de 2010

A subcomandante de la Policía de Bogotá lo discriminaron en Gustavo Carne de Pavo

Una vez más, les traemos nuestra aclamada aunque desconocida sección La bobada en los medios, con esta deliciosa pieza que publicó el único diario más bobo que este blog, El Tiempo. Aunque la noticia terminó siendo publicada así para que el diario no fuera cerrado por presiones de José Obdulio, asiduo comensal del restaurante, originalmente fue escrita asá:


El famoso restaurante capitalino le negó la entrada por estar uniformado. Vocera del negocio pidió excusas y señaló que el hecho entristece el sagrado corazón de esta casa.

Según la denuncia hecha por el secretario general de la Alcaldía de Bogotá, Yuri Chillar, el coronel Tomando Pisco llegó el viernes hacia las 8:30 de la noche a Gustavo Carne de Pavo, el restaurante ubicado en el centro comercial Me Retiro, en el norte de Bogotá, una ciudad que se encuentra sin norte hace 450 años.

El coronel Pisco, vestido como gala –es decir, como Policía–, iba a asistir esa noche a una cena con por lo menos 150 personas y algunos tombos, entre ellos miembros de la misión internacional de observación electoral –que siguieron la alicorada rumba de elecciones todo el fin de semana–, organizada conjuntamente por la Alcaldía de Bogotá y la Registraduría y programada desde agosto de 2002, con una reservación para 200 personas.

“Era un evento de protocolo y al alto oficial le informan que no puede ingresar por ir con su uniforme, pues el restaurante, como de costumbre, estaba atestado de traquetos y los podía asustar. A nosotros nos pareció un incidente francamente molesto, porque discriminan a una persona que se juega la vida por garantizar la inseguridad de toda Bogotá. Lamentamos que esto ocurra porque es evidente que el policía no iba a hacer nada contra los criminales”, anotó Chillar, a quien le dieron la semana libre en la Alcaldía por el excesivo esfuerzo que implicó denunciar este lamentable hecho.

El alto funcionario –que en verdad es bajitico– del Palacio Liévano manifestó que se comunicó con la administradora del establecimiento, quien le ofreció excusas por el incidente. El propietario, Gustavo Jaramillo, está fuera del país montando la competencia de Adrián Ferrá por acá en Barcelona, pero ni por esas nos quiso dar una entrevista. Dijo que sólo la daba si salía en un libro y con muñequitos bien kitsch. Por eso, La Bobada Literaria habló con Angélica Motosierra, vocera de Gustavo Carne de Pavo, quien lamentó lo ocurrido y dijo que el episodio “entristece el sagrado corazón de esta casa”. Fuimos a ver el corazón y es cierto: está lleno de lucecitas y es de un plástico inmundo, muy triste.

Motosierra también explicó que el incidente surgió cuando el grupo de seguridad del evento, dirigido por el teniente Fabián Ruiz-Navarro, ingresó al restaurante y, luego de una verificación, dio la orden de no autorizar el ingreso de más uniformados, pues su presencia molestaba a los traquetos que trataban de comerse tranquilamente sus carnes de 416.000 pesos –sin iva–. “Esta instrucción se comunica a nuestros colaboradores de comedores, acomodación e inseguridad”, explicó el restaurante Gustavo Carne de Pavo.

“Nuestros tripulantes en ningún momento discriminaron al comandante” agregó la naval comunicación, “a pesar de que es negro, simplemente siguieron las instrucciones dadas para que la seguridad y bienestar de los asistentes al evento no naufragara”. Aunque la Alcaldía afirmó que la gala iba con el traje de oficial, el restaurante dijo en el comunicado que vestía chaqueta verde reflectiva, que opacaba las cadenas de oro reflectivas de los comensales, quienes se esforzaban por mostrarlas con sus camisas abiertas.

“Nuestra casa es un paraíso abierto y sin muros, alejado de prejuicios y convencido de la amistad que nace en la tertulia y sana convivencia”, señala la comunicación –que de naval pasa a hippie– enviada a La Bobada Literaria por Gustavo Carne de Pavo, que esperamos siga siendo el prístino santuario de opíparos banquetes del espíritu despreocupado por los bienes materiales –pues no de otra forma paga uno 34.000 pesos por una cerveza nacional servida bien caliente–.

20 comentarios:

  1. Claro, se quejan porque son unos geeks desempleados que no se pueden comer ni una lechona de Carulla. ¿Por qué son así?

    ResponderEliminar
  2. feo que pasen esas cosas, los tombos puede que no sean personas, pero son tan peye como cualquier otro comensal de ese restaurantucho

    ResponderEliminar
  3. Apuesto que todas estas viejas de la bobada fueron meseras de Andrés Carne de Res. Pero las echaron por feas...

    ResponderEliminar
  4. No sean así, que los pavos también son seres humanos.

    ResponderEliminar
  5. Andrés carne de Res es el único sitio donde traquetos y snobs se dan cita, atendidos por meseros prepago, artistas varados y gente pobre que hace el aseo. No se me ocurre un sitio que represente mejor nuestro país

    ResponderEliminar
  6. Pues no se me había ocurrido una mejor definición para El Tiempo.

    Aunque me parece arrogante de esa casa editorial que se quiera definir poniéndose al lado de la prestigiosa Casa Bobada Literaria.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo, te equivocas, aunque nos conocemos de antaño: jamás hemos sido meseras de Gustavo Carne de Pavo. Lo que sí hicimos fue estudiar en su academia de ballet parking.

    ResponderEliminar
  8. jajaja esta buenísimo el articulo. Ademas, una descripción bastante justa del sitio en cuestión.

    ResponderEliminar
  9. Jaajajajajajaaja! Muy bueno, y bastante justa con e
    ste "chuzito" elitista!

    ResponderEliminar
  10. Bobas, algo que responder para el coprocefalico que las llamo "geeks desempleados"

    ResponderEliminar
  11. jajajaja, buenisimo! el paso de naval a hippie es unico

    ResponderEliminar
  12. Jajaja! muy bueno y atemporal! Cuando no se les ocurre nada, entonces reciclan blogs viejos!

    ResponderEliminar
  13. !!!!bobas!!!! mala cosa con ese refrito!

    ResponderEliminar
  14. Colombia es la sucursal mas grande de Gustavo Carne de Pavo.

    ResponderEliminar
  15. Andrés Carne de Res, Harry Sazón y Gustavo Carne de Pavo... Con esos nombres tan ridículos no sé que otra cosa esperar.

    Mientras el Presidente Santosco habla como si la nueva ley contra la discriminación va a cambiar alguna mierda el increíblemente descarado y omnipresente racismo en este país.

    Así que si alguien se siente discriminado, que demande para que toda su vida quede expuesta a un laaaargo proceso civil y al escrutinio de los abogados más inescrupulosos del mundo: Como siempre nuestros 'trending' siempre son de lo más grotezco. (el CO es por COlombia)

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. A mas de un mesero de Andres le dijeron: mi chino 20.000 mas si va y sabotea el articulo de la bobada. (Ya puedo sentir sus comentarios desesperados).

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno, esa es la manera de no tomarse las cosas en serio, algo que no ha sucedido en este país nunca, muy buen sentido del humor.

    ResponderEliminar
  19. A mi me pareció bueno, muy cómico. No deberían tomarse en serio ni a ustedes mismos.

    ResponderEliminar