jueves, 7 de marzo de 2013

Hágase líder de opinión

En La Bobada Literaria también nos preocupamos por la educación y estamos trabajando por convertirnos en la nueva universidad de garaje del país, con matrículas más caras que en Los Andes, profesores más incompetentes que en la Javeriana pero mejor nivel que cualquier universidad colombiana –cosa que, a decir verdad, es bastante fácil de lograr–. Y aunque sabemos que las juventudes contemporáneas prefieren irse a botar la plata a Buenos Aires, queremos evitar esa fuga de cerebros –aunque lo que realmente se pierde es capital– con un nuevo programa académico que cautivará a todos los tuiteros y, en general, a todos los colombianos que opinan de todo pero no saben de nada –es decir, a todos los colombianos–. Vayan pidiendo un crédito en el Icetex para hacer nuestra Maestría en Liderazgo de Opinión*, en una alianza estratégica entre La Bobada Literaria y la Fundación Mismo Periodismo. La fórmula es mágica: al terminar, podrán escribir columnas quejándose de los préstamos del Icetex. A continuación, presentamos el plan de estudios, para que opinen de él sin siquiera usar la corrección ortográfica de Google Chrome. Y lo mejor: al que termine los estudios se le da automáticamente una columna en El Espectador, para que demuestre la mentira en eso de que “todas las opiniones son respetables”.

Módulo 1: Si no sabe, invente
Bajo la batuta de Gustavo Gómez Córdoba y José Alejandro Castaño (que no saben qué es una batuta, pero hablan con propiedad de ella), este nivel hará énfasis en el conocimiento wikipédico y desarrollará en el estudiante habilidades como la búsqueda avanzada en Google y la cita de fuentes que prefieren guardar el anonimato para poder sustentar cualquier teoría personal. El primer paso, por supuesto, es manejar una cuenta en Twitter y/o Facebook llena de hashtags indignados y de respuestas a todo el que no esté de acuerdo con usted. Opine, no importa de qué, pero opine. El requisito para pasar al siguiente nivel es denunciar a Gustavo Petro de algo, lo que sea y como sea, y publicarlo en Sopa de Caracol Radio. Como es muy probable que allá no le paguen, consiga hacer la denuncia –y, de paso, un programa– en cualquier emisora, preferiblemente de AM.

Módulo 2: Experto en la materia (fecal)
Fernando Savater nos enseñará que para llegar a ser un líder de opinión es necesario convertirse en un experto. Eso, o ser hijo de alguien importante o novia de alguien con palancas (guiño, guiño) en los medios. Por eso el mejor camino es dedicarse a hablar de un tema y fingir propiedad, como Camilo Jiménez. No nos hacemos responsables si su psiquiatra le diagnostica un trastorno obsesivo compulsivo, pero de usted depende darle vueltas al mismo asunto hasta que en algún artículo de Semana o El Tiempo lo citen como “experto en la materia”. Por supuesto, es muy importante compartir elogios en las redes sociales, preferiblemente usando el hashtag #grande para referirse a los demás para que le den RT. Si al final de este nivel el estudiante no ha conseguido una columna –es decir, un blog– en Kien y Ke, Razón Pública o La Silla Vacía, lo mandaremos a hacer prácticas a Cartel Urbano. Porque somos #grandes.

Módulo 3: Cheerleader de opinión
Las integrantes del elenco de Mujeres W se encargarán de darnos tips de belleza para tener una opinión más radiante. Lo primero es aprender a empezar las frases –todas las frases– diciendo “yo pienso que…”. Pero no crean que ser cheerleader excluye a los hombres. Poncho Rentería, Daniel Samper Ospina y Héctor Abad Faciolince han demostrado, respectivamente, que las peluquerías también son centros de pensamiento, que los chistes de jardín infantil nunca pasarán de moda y que las tías solteronas también tienen derecho a opinar. Al finalizar este nivel, el estudiante debe estar en capacidad de ser el columnista invitado de algún noticiero de las 7 de la noche. No aplica ser columnista de El Tiempo o de Publimetro, porque para eso no hace falta ni siquiera pensar. Si consigue que le hagan un perfil en Cromos o en su versión para internet, Kien y Ke, será candidato a tesis laureada.

Módulo 4: Yo, el líder
Julio Sánchez Cristo y Vladdo nos cedieron un minutico para enseñarnos toda su sabiduría –en realidad, sólo tomaba un segundito esa enseñanza–. Si usted ha logrado llegar a este nivel, es porque la gente lo reconoce en la calle y lo llama por su nombre; si lo llaman por su diminutivo, usted debería irse a vivir a Miami porque ya es muy #grande. Pero si todavía vive en Colombia, ínflese aún más el ego, diga que es merecido –así la frase no tenga sentido–, bloquee a todos los que hablen mal de usted, exija derechos de autor por un hashtag y no deje hablar a sus entrevistados, que es la mejor manera de demostrar el liderazgo de su opinión. El único requisito para graduarse será tener, como mínimo, un blog con un nombre tan ingenioso y un contenido tan mordaz como La Bobada Literaria.

Módulo 5: Citas a ciegas
Si a estas alturas sus columnas todavía no tienen lectores y su programa de opinión –en radio o televisión– tiene menos audiencia que El defensor del televidente, tal vez es porque le faltan citas que les den credibilidad. ¿Está hablando sobre un tema que desconoce, al igual todas las semanas? Tal vez le venga bien un poco de Stanley Coren, aunque no tenga la menor idea de quién ese señor –recuerde el Módulo 1 de esta Maestría–. ¿Sus argumentos son demasiado endebles o están mal elaborados? Nada que no resuelva la invocación de un postestructuralista o de apellidos franceses como Derrière, Ladrillard y Deleuze, así jamás vengan al caso. Según el Centro de Estudios de Bobadas en Oxford (CEBO), citar estudios de centros de estudios de universidades les da fuerza a los argumentos y provee cifras que, aunque rebatibles por otros estudios, pueden ilustrar su punto de vista, por sesgado y estúpido que sea. Para este curso contamos con un selecto equipo –seleccionado por Stanley Coren y Roland Barthes– que le enseñará desde cómo escribir columnas en El Colombiano hasta indignados editoriales de Arcadia. ¿Qué opina?

*El curso incluye un diploma que certifica que usted es un Líder de Opinión –así, con mayúsculas, para que se vea más #grandototote– y una cuenta de Twitter que garantizan que los egresados tienen una opinión para todo. Las opiniones de nuestros egresados no nos comprometen y mucho menos nos importan. A nosotros, como al resto de colombianos, solo nos importan las opiniones propias.

25 comentarios:

  1. jajajajjajajajaja me encantó (estupido comentario, nisiquiera he terminado de leerlo, pero apenas empezando ya me gusta)

    ResponderEliminar
  2. solo por Guatavo Gomez me apunto, siempre he querido hablar de todo, así no sepa un carajo.

    ResponderEliminar
  3. Yo me meto al aquelarre de la Bobada Literaria, para graduarme de esta espectacular maestría y llevar mis babosadas a los confines de esta miserable tierra adornada por los comentarios de J Mario.

    ResponderEliminar
  4. Opino que esta entrada estuvo muy cula.

    ResponderEliminar
  5. Reciben creditos educativos del Fondo Nacional del Ahorro?

    ResponderEliminar
  6. Yo opino que esta entrada está llena de puyas entre lineas. Me gusta mucho su estilo reticente bobas, pero serían más graciosas si se dejaran de bobadas y pusieran los apellidos (compuestos o sencillos) de quienes están rajando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Anónimo.
      Los escritores de este blog no somos tan anónimos como tú. Nuestros apellidos son Hurtado, Páez y Vallejo y puedes ver nuestras sensuales caras en el link que dice "den la cara, maricas".
      Gracias. TQM.

      Eliminar
  7. Ya metí papeles en el Idiotex

    ResponderEliminar
  8. yo me apunto definitivamente me gustaria expresas mi sesgada opinion, que aunque sesgada es mia seriamente influenciada por las noticias del entretenimiento y las divagaciones sociopoliticas de los ilustrados de este pais

    ResponderEliminar
  9. Den la cara maricas, transexuales, retrosexuales, trisensuales, cheerleaders o lo que sean para felicitarlas(los) por tan excelente blog!

    ResponderEliminar
  10. Numerosos himenópteros viven a expensas de insectos nocivos: generalmente deponen sus huevos en el cuerpo de las larvas y de las orugas; no obstante, éstas subsisten durante algún tiempo, nutren las pequeñas larvas parásitas y les permiten llegar a su completo desarrollo. Los principales de estos himenópteros son:

    Los icneumónidos (Ichiieumon brnnicornis, Pimpla instigator, Rhijssa per suasoria, Ophion latens);
    Los bracónidos (Apanteles glomeratns, AUjsia olivieri);Los calcídidos (Pteromaliis larvarnm, Encijrtiis fuscicollis. Entendon divitiacus).La Prospaltella Berlesei es un minúsculo calcidio cuya acción es preciosa en la lucha contra la temible mariquita de la morera (Diaspisentágona). Deposita sus huevos, en número de unos cien, sobre las mariquitas en todas las fases de su desarrollo, cada larva se desarrolla en el interior de una diaspis y la devora enteramente. Cuatro o cinco generaciones de prospaltella se suceden durante el año. En Italia, Berlése ha organizado la lucha contra la diaspis pentágona con la ayuda de este precioso auxiliar; es éste
    muy fácil de propagar: basta con fijar en las moreras atacadas una rama con diaspis infectadas por el parásito; Los proctotrípidos (Platij g áster pnnctiger);Los esfégidos (Pemphredon lugiibris, Ammophila hirsuta, Enlomo gnathiis hrevis).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo Estreñido8 de marzo de 2013, 4:32

      Amigo (a),
      al Copiar y Pegar,
      tanto en PC o Mac,
      la ventana debes revisar
      para no irla a cagar
      como en lo que acabas de publicar.

      Eliminar
    2. Amigo (a),
      al Comentar y Rimar,
      tanto en PC o Mac,
      tu cerebro debes revisar
      para no irla a cagar
      como en lo que acabas de publicar.

      Eliminar
    3. Anónimo Estreñido18 de marzo de 2013, 11:31

      jajaja... bien!

      Eliminar
  11. Esa gente que se pone a postear comentarios tipo "jajaja me encantó, bobas ocurrentes, las amo" es la misma gente que oye a Gustavo Gomez a la hora de las mediasnueves y se rie con sus ocurrenias, o que cree que Camila es la digna sucesora de Felix en la W (si lo es, pero eso no es un halago).

    ResponderEliminar
  12. Definitivamente esto suena interesante, nada que ver con libertad de expresión; se puede decir lo que venga en gana....me apunto!

    ResponderEliminar
  13. Me gusta y me divierte esta bobada, a pesar que dolió lo de Buenos Aires porque estudió acá, me interesa ser líder de opinión siempre y cuando me den un cartón con una firma y sello que aparenten ser de una universidad prestigiosa, gigantes como del Rosario y no como los diplomas del externado que parecen hechos a la carrera y en papel bond en la 19.

    ResponderEliminar
  14. El mejor "maestro" ahi será Gustavo Gómez. Ese si es experto en hablar de todo y no decir ni una sola cosa profunda. Mi favorito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahí * sí*. Puto teclado pone las tildes cuando le da la gana.

      Eliminar
  15. Y dónde queda Juan Esteban Constaín, el nuevo ternero sagrado de la (literatura) colombiana?

    ResponderEliminar
  16. Fue indignante ver como menosprecian a muchos autores que han hecho más que generar estereotipos para seres estereotipados. En definitiva, solo se puede interpretar de este texto, otra de las idiosincracias de la nación, en donde todo hay que decírselo con risas y entre ironías para creer que eso hará a la gente "pensar" lo idiotas que son y la idiotez que los rodea. La consciencia crítica falló, y a riesgo de parecer un hombre al que prontamente ustedes en su imaginario le darán otro estereotipado y sustantivo nombre, afuera, lejos de caerle bien a los pelmazos que veneran sus comentarios e ideas transgresoras en una época en la que ya no hay espacio para poetas malditos, existe una perdida de biodiversidad intelectual en que, por manipulación genética de la farándula y el mal gusto nacional, salen organismos modificados de otro laboratorio de ideas. Ahí empieza la sangre y el delirio, solo me queda desearles la violencia, porque ustedes hacen reír, y ese es el vacío en plena hipóstasis del oficio creativo.

    Hacer reír...ríanse que los están leyendo.

    ResponderEliminar